Casa Cucurella Garibaldi en Nalhuitad

La casa se organiza en distintos volúmenes de tejuelas, interconectan por galerías vidriadas y escaleras que nos revelan la belleza del paisaje. Ellos se posan sobre pilotes de madera casi sin tocar el terreno, y van construyendo un mundo familiar propio que interactúa con, el bosque y las praderas del terreno, y donde todas las habitaciones están orientadas hacia el paisaje, lo que permite el uso racional para distintos grupos familiares durante todo el año.